Estamos embarazados. Y ahora, ¿qué? Cuidados de la mujer durante el embarazo

Durante el embarazo es muy importante que la mujer se cuide y, sobre todo, se mime (y mucho) a sí misma. Seguramente vas a recibir miles de consejos sobre los cuidados durante el embarazo, lo que debes hacer y lo que no.

Sin embargo, existen algunos embarazos que pueden conllevar problemas especiales y algunas mujeres también pueden sufrir algunos problemas. Por ello, siempre debes estar en contacto directo con tu médico o tu comadrona y hacerte chequeos periódicos para comprobar tu estado y el de tu bebé.

A continuación, te contamos todo lo que necesitas para llevar de la mejor manera posible tu embarazo, los cuidados que necesitas y qué evitar, para que todo vaya de la mejor manera posible.

¿Qué necesitas para tener un buen embarazo?

La decisión de quedaros embarazados en pareja -o como madre monoparental- es de las más importantes que vas a tomar. Por lo tanto, es clave que ambos tengáis especial cuidado con tu bienestar físico. Es fundamental que estés sana físicamente, pero también hay que estar mentalmente tranquila, preparada y, sobre todo, feliz.

Una salud emocional óptima

La salud emocional y mental es una de las claves durante el embarazo. Evita los sobresaltos y las situaciones que te puedan provocar nervios. Utiliza técnicas de relajación y meditación que te ayuden a sentirte mejor.

Chequeos regulares

Visita regularmente al ginecólogo para tener un seguimiento prenatal adecuado. Dentro de los cuidados de la mujer embarazada, hay que tener en cuenta el estado de salud del bebé, teniendo siempre la posibilidad de consultar al especialista sobre cualquier duda que tengas.

Alimentación

Durante el embarazo, vas a tener que comer por dos: por ti y por tu bebe. No es el momento de escatimar con la comida, pero sí debes tener un control de la misma y conocer los alimentos buenos y los perjudiciales.

Dieta sana y equilibrada

Llevar una alimentación rica en vitaminas y minerales, como ácido fólico, hierro, calcio o yodo. 

La dieta ha de ser lo más variada posible: cereales, legumbres, lácteos, frutas o verduras, sin olvidarte de la carne y el pescado. Además, debes procurar comer evitando alimentos ultraprocesados y los excesos de grasa. Los consejos de dieta que os sirvieron para mejorar vuestra fertilidad y conseguir un embarazo, también os servirán ahora. 

Complementos y suplementos

Para completar esta dieta sana y equilibrada, lo suyo sería que añadieras complejos vitamínicos como el ácido fólico junto a otros suplementos ricos en minerales que ayudan al buen desarrollo del bebé, evitando carencias en el peso o la tan temida espina bífida.

 

Recuerda que también puedes tomar infusiones elaboradas específicamente para aliviar las molestias propias del primer trimestre.

Hidratación

En una dieta sana siempre va a ir incluida una buena hidratación. Beber mucha agua para facilitar una buena hidratación es básico tanto a ti como al bebé. Siempre es importante mantener una buena hidratación, pero si tu embarazo es en verano, notarás todavía más la necesidad de hidratarte: el calor, y la “carga extra” que le supone a tu cuerpo el embarazo, pueden pasarte factura. Recuerda que para hidratarte, la mejor opción siempre será el agua. Evita bebidas azucaradas. 

Haz ejercicio

Hacer ejercicio te aportará muchos beneficios: emocionalmente, te ayudará a estar tranquila; y físicamente, ayudará a que el peso del embarazo vaya aumentando regularmente y sin grandes aumentos de peso. Puedes hacer deporte, siempre vigilando que sea apto, o, como mínimo, que el entrenador lo adapte: yoga, natación, caminar o Pilates pueden ser buenas opciones. 

 

Descanso correcto

Descansar y, sobre todo, dormir todo lo que el cuerpo te pida es un requisito fundamental para llevar un buen estado. Al inicio del embarazo es posible que quieras dormir a todas horas, es normal. El segundo trimestre vas a notarte con muchísima energía… Aprovéchalo, porque en la recta final, es posible que te notes más cansada de lo habitual y sientas -otra vez- la necesidad de dormir mucho. Escucha tu cuerpo y ofrécele lo que te pida.

¿Qué evitar en el embarazo?

Durante estos meses tan especial, notarás algunos cambios en ti, en tu cuerpo y en tu mentalidad que modificarán tu rutina. Adáptate, tu cuerpo está preparándose para asegurar un buena salud para ti y tu bebé.

 

Es bueno que conozcas también lo que hay que evitar ahora que ya estáis embarazados.

Limpiar el cajón de arena de tus gatos

Existe una enfermedad, llamada Toxoplasmosis, provocada por el parásito Toxoplasma Gondii, que puede causar complicaciones durante el embarazo e incluso puede llegar a provocar el aborto. 

Los gatos son portadores de este parásito, que se aloja en sus heces. Por lo tanto, es recomendable que la tarea de la limpieza la haga otra persona.

Alcohol, tabaco y otras drogas

No es un secreto que estas sustancias pueden causar graves problemas al bebé durante el embarazo, provocando malformaciones, síndrome de adicción o muerte prematura. Si antes del embarazo los consumías, deberías dejarlo ahora.

Algunos alimentos perjudiciales

Existen una serie de alimentos que son malos para las embarazadas. En este caso, debes evitar comer carnes o pescados crudos, los patés o productos untables derivados de la carne y algunos productos de charcutería, como por ejemplo el jamón serrano. Si lo ves difícil, puedes congelar estos embutidos y consumirlos después de haber pasado unos días en el congelador.

Determinados medicamentos

Durante el embarazo hay que tener especial cuidado con los medicamentos que tomas, especialmente con aquellos que no necesitan de receta médica para adquirirlos, ya que algunos pueden tener contraindicaciones para embarazadas. Lo mejor en estos casos es que consultes con tu médico.

Radiografías durante el embarazo

No es recomendable que las embarazadas se hagan radiografías y menos que estén en contacto con la radiación. Existen estudios que demuestran que para afectar al feto, tiene que existir una radiación muy fuerte o hacer la radiografía directamente sobre el útero. De todas formas, no se recomienda tal exposición para evitar males mayores.

Exceso de cafeína

Dentro de los cuidados durante el embarazo, conviene evitar el exceso de café o bebidas con alto índice de cafeína, como puede ser el mate. Se recomienda que la cantidad de café que se puede ingerir al día sea de 300 miligramos, el equivalente a unas 3 tazas de café. Si eres de esas personas amantes del buen café, vas a tener que reducir un poco tu consumo.

Seguir estos consejos al pie de la letra puede ahorrarte problemas innecesarios durante tu embarazo. Solo tienes que tener en cuenta ciertos aspectos en tu día a día para no sufrir complicaciones con tu gestación y con la salud de tu bebé.

Cuéntanos: ¿cómo estás llevando tu embarazo?