Emociones y fertilidad

Cuando estamos buscando el embarazo, y especialmente si éste tarda más de lo deseado, vivimos un sinfín de emociones y sensaciones, muy diferentes entre ellas y que suelen ir cambiando en función del momento del ciclo en el que estás.

En este post te quiero hablar sobre las emociones, sobre reconocerlas, aceptarlas y darles una salida para así, no negar ninguna de ellas, pero si vivir lo mejor que puedas mientras llega el deseado positivo. 

El camino más recomendable es; RECONOCER, AFRONTAR y RECONDUCIR

Reconocer las emociones 🎯

Tenemos que empezar por reconocer las emociones que estamos sintiendo, a veces una angustia, un miedo o un pesar lo sentimos y cómo lo evitamos, no analizamos de dónde viene. Como método de supervivencia momentáneo no es un mal método, pero la búsqueda del embarazo es una carrera de fondo y tenemos que identificar estos miedos y angustias para conocerlos, y porque no, confrontarlos. 

Así que, te invito a que cuando sientas malestar, te pares un momento y estando tranquila, indagues, cuál crees que es la fuente de ese malestar, un comentario, una prueba, que ha bajado la menstruación, una discusión… Una vez detectes el foco, sin dejar de sentir, piensa porque sientes eso y si tiene sentido u no. A la vez, prueba a ver si realmente la emoción que sientes se ajusta a ese foco que has detectado y acepta la emoción que estás sintiendo. 

Hacer esto que te comento, parece muy obvio y muy fácil, pero realmente es muy difícil y de aquí nace, la educación emocional 

En este punto, es clave decir, que no hay emociones “malas” todas en sí son emociones, con mejores o peores connotaciones ¡está claro!, pero que para vivir, las necesitamos todas, y no nos vale huir de aquellas que no nos gustan, porque la sombra que se crea puede ser muy oscura. 

Una vez reconocidas, debemos afrontarlas 👈

Si ya te has focalizado en esa emoción y sabes qué foco la está creando, debes afrontarlo. Si es que otra vez ha venido el periodo, debemos afrontar cómo vamos a organizar el ciclo siguiente, que haré, que mejoraré, cómo lo afrontaré, etc. 

Si es por un diagnóstico en fertilidad que quisiéramos no haber recibido, que vamos a hacer, cómo lo podemos mejorar, qué siguientes pasos hay y cómo me siento respecto a estos. 

Y así con todos esos focos que nos están creando conflicto ¡ánimo valiente!

 

Una vez afrontadas, reconducimos 👌

Perfecto, ahora ya tenemos las emociones identificadas y ya sabemos de dónde vienen ¡Brava! En este momento toca reconducir la situación, para que, sin que seguramente deje de existir, no te pare, no te congele, te puedas superar y seguir adelante. 

Es posible que para reconducir alguna de las situaciones que hay en fertilidad necesites ayuda profesional, ya sea de un ginecólogo, biólogo, nutricionista, psicólogo y un largo etcétera, no te cortes, si lo necesitas, están allí para ayudarte y dar forma a tu poryecto. Como cosas que ya puedes hacer, puedes realizar técnicas de relajación, respiración y mindfulness dirigidos a la relajación corporal y la búsqueda del embarazo. 

Meditación para la relajación : tres meditaciones guiadas para relajar el cuerpo y la mente (Vive...

 

Sé que hay días que todo esto puede parecer muy obvio y banal y otros imposible y, además, estas diferencias pueden estar muy relacionadas si estamos en la semana fértil, si estamos en tratamiento de reproducción, en betaespera, si tenemos un negativo o nos ha bajado la menstruación. Las emociones van a estar a flor de piel y a la que saltamos. Lo importante es aceptar lo que sentimos, somos humanas y buscar un embarazo es un proyecto vital, ten paciencia y amor contigo misma y si lo necesitas, no dudes ni un minuto en pedir ayuda.