Envío Gratis a partir de 55€. Embalaje discreto. ¿Podemos ayudarte? Escríbenos a: hola@tiendafertilidad.com

Fertilidad masculina: tres consejos para mejorarla

Cuando se habla de fertilidad, la gente suele hablar de la femenina. Parece que la fertilidad masculina no preocupa tanto… ¿O quizás es que hay cierto tabú con este tema?

Parece ser que cuando se piensa en fertilidad masculina, muchas veces, se asocia a virilidad, a todo lo relacionado con la parte sexual de la masculinidad. 

Pero la fertilidad masculina se refiere a la vertiente reproductiva del hombre. Y muchas veces, cuando se busca embarazo, no se atiende lo suficiente a los factores que pueden afectar a la fertilidad desde una visión masculina. 

Digamos que la fertilidad femenina es una parte importante de la ecuación “embarazo”, pero esta ecuación estaría incompleta si no tuviéramos en cuenta el papel del hombre. 

 

La fertilidad masculina más allá de la virilidad

Hablar de fertilidad masculina suele ser un tema tabú. La sociedad todavía asocia virilidad con fertilidad, así que muchos hombres no quieren hablar de su (in)fertilidad por miedo a que se cuestione su virilidad. 

Pero en realidad, muchos problemas de fertilidad masculina no tienen nada que ver con la visión más sexual de la fertilidad (la virilidad). Por ello, en este artículo hablaremos de forma global de la fertilidad masculina y de cómo mejorarla para conseguir el embarazo. 

 

La vertiente psicológica de la fertilidad del hombre

El estrés no solo es un factor de riesgo para la fertilidad femenina, también lo es para la masculina. La ansiedad puede reducir la cantidad de espermatozoides en el semen, y además, hacer que estos tengan formas poco eficientes o tengan problemas de movilidad. Esto afecta a su capacidad para fecundar el óvulo. 

Por lo tanto, es importante mantenerse con ánimo, ya sea a través del deporte, de técnicas de relajación y mindfulness, o de ocio con amigos (de forma saludable y evitando los excesos). 

 

Tres consejos para disparar la fertilidad masculina

Mantente sano

Sí, esta recomendación puede parecer ambigua. Pero es la más importante que podemos darte. ¿Y qué significa mantenerte sano?

Come equilibrado

Siempre deberías comer equilibrado, pero si normalmente no lo haces, es un buen momento para empezar. 

Comer sano implica evitar alimentos cargados de grasas, alimentos ultraprocesados y demasiado calóricos. Mejor optar por muchas frutas y verduras, y como método de cocción, la plancha, el vapor o el horno. 

Vitaminas como la E y la C pueden mejorar la calidad del esperma, así que tu dieta debería incluir alimentos que las contengan. 

Puedes encontrar vitamina E en frutos secos como almendras, cacahuetes y avellanas, u hortalizas de hoja verde como espinacas y brócoli. 

La vitamina C se encuentra en frutas ácidas como frutos rojos, piña, papaya, mango, kiwi, naranjas y pomelos. Además, también es importante para la salud reproductiva masculina el consumo de vitamina D y calcio. 

Haz ejercicio regularmente

Si mantenerse sano es imprescindible, está claro que debe entrar el ejercicio físico en la ecuación. 

Hacer deporte de forma regular te beneficiará de dos formas: la primera, porque te ayudará a mantener un buen peso (y eso favorece la calidad espermática). La segunda razón por la que hacer ejercicio es una buena idea es porque reduce el estrés, y se ha demostrado que el estrés comporta conductas que no favorecen la fertilidad masculina. Eso sí, cuidado con deportes como el ciclismo. Sí, lo has adivinado: el roce de los testículos y la constante presión que reciben de los sillines de la bici no son los mejores ayudantes para una buena fertilidad.

Evita alcohol y tabaco

Sí, no solo la mujer debe hacer algunos sacrificios. También es importante para la fertilidad masculina evitar sustancias como el alcohol o el tabaco. No quiere decir que no se pueda beber una copa de champán por Navidad, pero es importante reducir al máximo el consumo de alcohol, y a cero el tabaco. Está comprobado que ambos afectan de forma negativa a la calidad del esperma (es un esperma menos viable y menos longevo). 

 

Evita la ropa interior ajustada

Que la ropa ajustada no es lo mejor para la circulación sanguínea es bien conocido. Pero cuando hablamos de la circulación y la fricción en los testículos, esta premisa podría ser todavía más importante. Los estudios todavía no son concluyentes, pero ante la duda… ¿Qué tal si cambias los slips ajustados por unos bóxers más anchos y de algodón 100%? Siempre es mejor prevenir.

 

Toma suplementos para mejorar tu fertilidad

De la misma forma que a la mujer se le suele recomendar ácido fólico (u otros suplementos, dependiendo del caso) cuando empieza a planear un embarazo, el hombre también puede mejorar sus posibilidades de conseguir el embarazo mediante suplementos y vitaminas. 

Evidentemente, cada caso es distinto y debería recibir asesoramiento médico, pero queremos darte algunas opciones para que tengas en cuenta lo que tu cuerpo necesita en esta etapa: 

  • Andronua DHA. Este suplemento está pensado para ayudar a mejorar la calidad espermática a través de una combinación de ácido fólico, vitamina C, vitamina E y cobre, entre otros. 
  • Androferti. En el caso de Androferti, el objetivo de este suplemento nutricional es el de mejorar la concentración de espermatozoides, además de fomentar su movilidad (para favorecer el embarazo). 
  • Fertility Blend. Las plantas han sido usadas a lo largo de los tiempos como remedios naturales. Este combinado de plantas ayuda en la fertilidad tanto masculina como femenina, gracias a la damiana y al eleuterococo. 

 

Recuerda, la fertilidad no es algo matemático. Se trata de una combinación de factores, por lo que es importante prestar atención a todo lo que hemos comentado. De todas maneras, si a pesar de seguir todos nuestros consejos -y los del médico- el embarazo no llega, es importante consultar con un especialista lo antes posible. 

 

Si tienes cualquier duda respecto a los suplementos, puedes preguntarnos en los comentarios.